Saludos amigos, os oigo constantemente la palabra esperanza y eso me trae a la mente unas frases de Rogue One “Somos la chispa que encenderá la llama” “Nos han traído Esperanza”.

Pero esta noche os traigo otro peliculón de Disney que nos habla del tema que habéis tratado  y tiene también enseñanzas de Ciberseguridad … sólo debemos sacar nuestro talento y mirarla con perspectiva, analicemos la película que hizo temblar a los restaurantes de Susi: “Buscando a Nemo”.

Esta película animada digitalmente es una de las más famosas de Pixar. En ella, un pececito llamado Nemo, un pez payaso, se pierde y su preocupado padre, Marlín, cruza el océano para buscarlo. Después de atravesar por grandes peligros y conocer a entrañables amigos y despiadados enemigos, Marlín consigue dar con Nemo quien estaba atrapado dentro de una pecera en un consultorio dental.

La lección es clara: el que persevera alcanza. Aquel que persigue con ahínco sus metas, sin importar cuántos fracasos o desalientos haya tenido en el camino es el que encontrará el éxito.

Por eso, nunca te des por vencido; si en un lugar te cierran las puertas, siempre habrá otras abiertas. Si lo que quieres es ser dueño de tu negocio, lo serás, no importa cuántos kilómetros tengas que recorrer.

Y ahora desgranemos el mensaje de Ciberseguridad oculto “bajo el mar”: Nemo podría representar a cualquier joven que navegando por Internet se desorienta y se pierde por el cibermundo, por un uso irresponsable de las Nuevas Tecnologías, queda  expuesto a los peligros de Internet y cae  en alguna de las trampas que los malos ponen, haciendo que quede atrapado en una situación complicada y aislado de su entorno.

Por ejemplo, esta situación bien podría ser un caso de Ciberacoso en el que el joven, Nemo, sea la víctima. Merlin encarna al padre, que viendo que su hijo se ha perdido en el mar, en este caso el padre detecta que su hijo tiene problemas y tiene que ayudarle a salir del embrollo en el que se ha metido. En la vida real, el padre emplearía un sistema de control parental para monitorizar lo que ocurre con su hijo en el Cibermundo, sistema con el que detectaría esa situación de ciberacoso y que haría al padre tener la información suficiente para ayudar a su hijo a superar esa situación tan desagradable y peligrosa.

Merlin, un padre cualquiera sin conocimientos avanzados en informática, busca la ayuda de otras personas expertas en el tema que le que le ayuden a montar los sistemas necesarios para salvar a su hijo, al igual que ocurre en la película.

Por supuesto, la película es para niños y tiene un final feliz, pero estas situaciones que representan en la vida real, desgraciadamente no siempre acaban bien, por lo que es importante buscar ayuda para montar estos sistemas de control parental para proteger y ayudar a nuestros hijos y que no se pierdan por el inmenso mar dejándoles expuestos a los peligros que allí se encuentran.