Saludos amigos 

Hoy quiero aprovechar para hablar de una película muy entrañable: 101 dálmatas. Ignacio no me pongas esa cara, por imposible que parezca, es otra gran obra de arte que nos enseña sobre Ciberseguridad a la vez que nos entretiene, es una de las favoritas de los peques y como siempre, es Disney: final Feliz, en esta ocasión incluso para los padres. 

Empecemos por la historia que cuenta esta película: dos personas que se conocen gracias a sus perros y acaban siendo pareja, viven tan Felices los cuatro, la pareja de humanos y la de perros dálmata, hasta que un día Cruela de Vil, la mala de la película, que está obsesionada con los dálmatas intenta comprarles los 15 cachorros que acaban de nacer, y ante la negativa de los dueños, urde una estratagema para que sus secuaces roben a los perros y se los lleven a una granja perdida. En la granja, la pareja de dálmatas encuentran confinados a 84 cachorritos de su misma especie. El fin de la malvada Cruela es matarlos y hacerse un abrigo con la piel de estos encantadores animales. 

Cuando los amigos de la pareja de dálmatas descubren que han desaparecido, secuestrados por unos delincuentes, comienzan una misión de localización y rescate de sus amigos. Al final acaba con el rescate de los 99 cachorritos y la pareja de dálmatas gracias al trabajo de sus amigos, la pareja de humanos están tan contentos de recuperar a sus fieles amigos que deciden adoptar a los 84 cachorritos nuevos y tener en casa los 101 dálmatas. Para que el final sea totalmente Feliz, los malos acaban en manos de la justicia, y eso mis queridos amigos es lo que en informática se llama un error 101 “Error de conexión” en este caso “error de conexión con la libertad. 

Una historia de amor preciosa entre los perros y también con sus dueños. Pero ¿cuál es la enseñanza de Ciberseguridad? Os estaréis preguntando. Paciencia, vamos al análisis: 

Lo primero encontramos que los ladrones aprovechan técnicas de ingeniería social para saber cuándo estarán los perritos solos en casa y poder secuestrarlos. Estas situaciones se pueden producir por la inmediatez de publicación de contenido a las RRSS tanto nuestras como de nuestros contactos, en este caso bien podría la pareja haber subido una foto dándose un paseo con un bonito fondo de la ciudad o del restaurante en el que están cenando, esta publicación la podrían usar los malos para saber que no están en casa y que los perritos están solos en casa. 

En este caso vemos un claro ejemplo de un uso inadecuado de las RRSS, no estamos teniendo en cuenta la cantidad de información que damos cuando subimos una foto y los problemas que nos puede suponer regalar esa información. 

Pero dentro de la misma película encontramos también otra situación, cuando los amigos de los Dálmatas les buscan para rescatarles utilizan el llamado “Ladrido Nocturno”,  que bien podría ser un grupo de una RRSS tipo whatsapptelegramdiscord, cualquiera de todas las que hay. Gracias a los contactos de este grupo y tras pedir ayuda para localizar a los secuestrados, alguien pone sobre la pista al resto de integrantes del grupo y encuentran donde están retenidos los dálmatas para proceder al rescate. 

En este caso estamos ante un uso responsable de las RRSS, empleándolas para localizar a los secuestrados aprovechando la rapidez de difusión y la cantidad de contactos que tienen en el grupo desperdigados por la geografía, es decir usan para un buen fin el potencial que nos dan las RRSS. 

De nuevo vemos que las RRSS no son ni buenas ni malas, lo que es bueno o malo es el uso que se hace de ellas.